Donde dije digo, digo Donald

Y EEUU habló, y hablo bien alto y, sobretodo, bien claro. Adiós Barack Obama. Hola Donald Trump. EEUU, ése país capaz de elegir a un negro como presidente y, en las siguientes elecciones votar en masa por un racista. ¿Cómo se explica? Más aún, ¿quién es el valiente que se atreve a explicar la victoria de Trump? Cualquiera. Todos. Es curioso que, los mismos que vaticinaban la victoria de Hillary Clinton, sean ahora los que nos están contando las claves de la victoria de Trump. Y algunos no se atreven a llamar a las cosas por su nombre. Dicen que aquél que odia a los inmigrantes y musulmanes y menosprecia y humilla a las mujeres es un “populista de derechas”. No, señores. Díganlo sin miedo. Parece que los analistas no saben si ha ganado por racista, por machista o por evasor de impuestos. Y hablaba de ir contra las élites, un hombre que ha declarado tener una fortuna de más de 10 mil millones de dólares (por cierto, su gran amiga, Jean Marie Le Pen, tiene una fortuna en Suiza de 2,2 millones de euros).

Pero, a lo importante, que es lo que de verdad preocupa. Y no es saber si será buen presidente o no, o si su discurso era demagogo. Lo verdaderamente inquietante, es conocer las razones del triunfo de Donald. Apuntaba en Julio Michael Moore, cineasta de prestigio, que iba a pesar la “frustración de los hombres blancos enfadados y con miedo”, ante el fiasco del neoliberalismo, la homofobia racista de la América rural y blanca que “después de soportar ocho años a un negro, no quiere a una mujer que los mande”, la impopularidad de Hillary, el “voto deprimido” o la abstención de los seguidores de Bernie Sanders, los millenials, y la capacidad de cualquier electorado de “hacer el mal” simplemente porque puede hacerlo (como ocurrió con el brexit en Gran Bretaña). Vamos, votar por fastidiar, como cuando eliges al gracioso o al más incompetente como Delegado de clase, sólo por hacer la broma.

Hablando de bromas. Deberíamos preguntarnos si se debe permitir el voto a todo el mundo. De verdad. ¿Cualquiera está capacitado para elegir a su gobernante? No lo parece. Al día siguiente del referéndum en Gran Bretaña, muchos se pusieron a buscar en Google qué puñetas era eso del ‘brexit’. Y, en EEUU, hubo aluviones de ‘cartas al director’, de gente arrepentida con su voto. La gente no sabe lo que vota, o eso parece. Y también parece que la hipocresía está de moda, pues los mismos que acusan a Trump de querer ampliar la valla que separa a estadounidenses de mexicanos, luego callan cuando se trata de Ceuta y Melilla. O el mismo Donald, que ahora dice que, a lo mejor, no va poder hacer todo lo que prometió.

Pero ya está hecho. Es el ‘Trump-fo’ de Donald. Que ha eclipsado los actos de celebración del aniversario de los atentados en París y el nuevo acuerdo de Paz en Colombia. Haya paz, vamos a aguantar y darle una oportunidad. A lo mejor no es tan malo, a lo mejor es un cordero con piel de lobo. En cualquier caso, mientras podamos, seamos felices.

Disfruten de la Vida. Disfrútenla, en positivo.

Comparte este broche

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on telegram
Share on whatsapp