Si no lo veo, no lo creo

¿Puede cualquiera hablar en la ONU? En principio, sí. Nada malo habría en ello. Es más, si encima es para hablar sobre los derechos de las mujeres, es para agradecer y promover. Pero cuando se trata de Ignacio Arsuaga, la cosa ya canta. ¿Que quién es? Pues el cerebro del ‘bus del odio’. Ya sabéis, aquél autobús de Hazte Oír que circuló durante días por las calles de Cádiz. Y es que parece que la ONU les ha invitado a participar de unas jornadas de debate sobre la situación de la mujer en el mundo. Parece que la ONU no sigue los acontecimientos que suceden en España, pues no habría razón para invitar  a imbéciles     que se atreven a decir que “no entienden cómo se les prohíbe el tratamiento a aquellos homosexuales que quieren dejar de serlo”. Toda la vida matando tontos, y todavía quedan…

Hablando de tontos, la firma francesa Yves Saint Laurent ha desatado la polémica con su última campaña. En los carteles publicitarios que cubren las calles de París con motivo de la semana de la moda aparecen mujeres con poses que han sido tachadas de «degradantes»: inclinadas sobre un taburete, con las piernas abiertas enseñando la ropa interior, medias de rejilla…una vez más, parece que cualquier cosa se da por buena con tal de vender.

Un medio que todavía sigue vendiendo es la prensa, tanto escrita como digital y, aunque no siempre tenga razón, la prensa debe poder expresarse sin tapujos. Al igual que cualquiera que lo desee. Y es que Amnistía Internacional acusa a España de restringir la libertad de expresión. La organización denuncia en su informe sobre derechos humanos que el Estado no investiga a fondo las denuncias de tortura. El informe señala, además que el sistema español de recepción de solicitantes de asilo sigue prácticamente bloqueado. Cita el caso de los titiriteros encarcelados por el cartel de Gora Alka-ETA. Desde aquí, no nos queda otra que sumarnos a la petición de exigir también libertad de expresión para todo aquél que lo desee, siempre y cuando no sirva esta para ofender a los demás. Ya sabéis aquello que dice que “tu libertad acaba allí donde empieza la mía”.

Y ofensivo es que Mauricio Macri, Presidente de Argentina, haya perdonado a su familia una deuda de 4500 millones de dólares, o que Claudio Ranieri haya sido destituito del Leicester City después de lograr la mayor gesta de los últimos años. Parece que el El fútbol no tiene memoria.

Disfruten de la Vida. Disfrútenla, en positivo.

Comparte este broche

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on telegram
Share on whatsapp