Obama's Channel Nelson Mandela

Nelson Mandela ha muerto

Obama's Channel Divisor Negro
Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on telegram
Share on whatsapp

Querido Diario…

05-12-13. Jueves.

“Ciudadanos del Mundo, Nelson Mandela…ha muerto”.

Jueves, 5 de Diciembre, alrededor de las 11:45h de la noche. Yo había terminado de echar un vicio a la Play cuando me disponía a ir a la cama. Apagué la televisión del salón y marché a la cocina en busca del último trago de agua del día. Entonces, hice algo que rara vez suelo hacer. Como si de una premonición se tratase, encendí la tele de la cocina y, para mi asombro, el canal que se veía era La2 (seguramente lo último que habría visto fuese ‘Saber y Ganar’ o algún documental, que me encantan; y ya si son de leones…) pero, obviamente, a esa hora no echaban nada de eso. Era el informativo nocturno habitual de éste canal, y estaban enseñando imágenes de Nelson Mandela. “¡Ah, mira qué bien! Están hablando de Mandela (pensé para mí). Le estarán haciendo algún homenaje por su recuperación o algo…” (Obviamente, lo último que me esperaba era el mazazo real).

“El Líder sudafricano fue…”, “Mandela hizo…”, “Y fue así como Mandela logró…”. Escuchar tantas frases hablando en pretérito sobre Mandela ya me asustó e hizo temerme lo peor. Ya me olía por dónde iba la cosa; sólo cabían dos posibilidades: o su enfermedad había ido a peor y casi nadie apostaba porque lograse salir de ella, o…

Y, finalmente, la realidad me abofeteó con toda su fuerza. “La muerte de Nelson Mandela deja al país huérfano. Sudáfrica llora por el que fuera el primer Presidente democrático de…” Las palabras del presentador iban cayendo con tristeza y me golpeaban con dureza. Era un hecho. Mis peores presagios se confirmaban. El día tan anunciado pero tan evitado había llegado. Nelson Mandela, el Gran Nelson Mandela, había muerto.

Me quedé un rato pensativo. Bueno, realmente, no pensaba en nada. De eso me acuerdo realmente. Mi mente había quedado como cuando las vacas miran al tren pasar, en blanco, sin pensar. Simplemente, observando lo que estaba pasando por delante. Imágenes de Mandela saliendo de la cárcel en la que pasó 27 años, sonriente, con su mujer, ambos con el puño en alto, sabedores de que el calvario tocaba a su fin. Mandela siendo elegido primer Presidente en la historia de la democracia de Sudáfrica. Mandela jurando la constitución. Mandela hablándole a su pueblo, a su país, al mundo entero. Mandela, Mandela, Mandela…

Las imágenes se sucedían. Los recuerdos de aquellos que le conocieron en profundidad salen a la realidad. Su familia lloraba, los buitres de sus hijos (que ahora se pelean por su herencia y legado) también lloraban, su país lloraba, el mundo entero lloraba…Yo no lloré, pero casi. Me quedé hasta el final del informativo, como no podía ser de otra forma, escuchando cosas ya consabidas sobre el Héroe. Porque, si los Superhéroes existiesen, serían como Mandela. Ya agotado y abrumado por la noticia, marché a la cama, con la clara intención de intentar conciliar el sueño…si es que después de aquél mazazo se podía conciliar nada…

Realmente, no fue hasta el día siguiente cuando asimilé lo que había sucedido. Twitter, Facebook, Prensa Digital, Internet en general…todos hablaban de lo mismo (salvo Tuenti, claro). ¡Que sí, despierta ya! No quieras evitar afrontar la realidad. Mandela había muerto.

Fue entonces cuando me invadió una sensación de soledad. Los que me conocéis, sabéis que nunca he hablado así de nadie, y no estoy exagerando. Pienso que ya nos hemos quedado sin el Último Gran Hombre, el Último Hombre Bueno. Para mí, siendo negro, supone mucho más. Después de Martin Luther King, Nelson Mandela significaba la personificación de la lucha por la Igualdad entre Negros y Blancos. Porque, sí, ¡que sí, JODER, que somos iguales! Y ellos son los únicos dos personajes de la historia a los que venero y recuerdo con especial devoción y admiración. Siendo sinceros, a Mandela le tengo un poco más de cariño, tal vez porque le he “conocido”, le he “visto”, le he vivido. Que a ningún ignorante se le ocurra hablar de Obama, que ni se les acerca, porque la tenemos. No hay ni punto de comparación. Los dos primeros quedan a un nivel que muchos desearían. Me quedo con una frase que escuché en la tele: “Si Hitler es la personificación del Mal, Mandela es la personificación del Bien”.

Ya está. Se acabó. Como dijo García Márquez, esto ha sido una ‘Crónica de una muerte anunciada’. El día que escuché la noticia de que había ingresado en el hospital lo tuve claro, sabía que podía ser la última vez.

Nelson Mandela ha muerto, y con él muere el último acto de Perdón más grande jamás existido, tal vez comparable al perdón del Papa Juan Pablo II a aquél que intentó asesinarle de un disparo. Yo estoy triste, muy triste, jodidamente triste, y no puedo hacer otra cosa que dedicarle un rato a recordar su figura. Quién fue, lo que hizo, por qué lo hizo… Es por ello que esta semana voy a dedicar toda la programación de OBAMA’S CHANNEL ha recordar a este Gran Hombre. Durante cinco días, veremos imágenes, vídeos, frases célebres, polémicas,  curiosidades, anécdotas y demás historias sobre la vida de Nelson Mandela. Todo para intentar honrar personalmente a una de las personas que luchó por los derechos de las PERSONAS y defendió el PERDÓN como arma para mover el Mundo. Muere el preso 46664. Nelson Mandela nos ha dejado. El mundo entero llora la muerte de un Gran Corazón. El último Gran Hombre se ha ido. Comienza su Leyenda. Descanse en Paz. ¡Hasta siempre, Madiba!

¿Compartes?

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on telegram
Share on whatsapp