Las consecuencias del Colonialismo (Ensayo sobre Slavoj Zizek) Obama's Channel

Las consecuencias del Colonialismo (Ensayo sobre Slavoj Zizek)

Obama's Channel Divisor Negro
Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on telegram
Share on whatsapp

Que la crisis de los refugiados no deja indiferente a nadie queda bastante patente a través de las numerosas y dispares noticias que recibimos a través de los diferentes medios de comunicación. Los hay que se muestran completamente a favor de acoger y auxiliar a todos aquellos que lo necesiten, pero, igualmente, no son pocas las voces críticas que se oponen radicalmente a recibir y ayudar a todas esas personas que se han visto obligadas a abandonar sus hogares con lo puesto y marchar buscando un futuro sin guerras. Eso sí, a la hora de informarse, siempre resulta interesante (y esclarecedor) consultar más de una fuente, por aquello de las diferentes ideologías de unos y de otros.

En este contexto, Slavoj Zizek, filósofo y crítico cultural, señala la indignación manifiesta de los liberales de izquierdas ante la falta de solidaridad de los países europeos, a quienes les exigen abrir sus fronteras, así como la férrea oposición de los populistas anti-inmigrantes, quienes abogan por cerrar el paso a los caminantes y dejar que África resuelva sus propios problemas, protegiendo así el estilo de vida europeo. Señala, además, la hipocresía de aquellos que están a favor del no, pues dice que saben perfectamente que los africanos no lograrán cambiar sus sociedades, porque así se lo están impidiendo los occidentales. En este aspecto, no puedo sino estar de acuerdo con el sociólogo esloveno, quien señala las diferentes guerras provocadas por Europa y EEUU y que han sumido a varios países africanos en el más absoluto de los caos.

Me decía hace un par de días el párroco de Sarriguren, que todo esto viene provocado por las ambiciones de las grandes potencias mundiales. Me hizo ver que los países africanos vivían bastante tranquilos con las dictaduras que tenían. Yo me alarmé ante semejantes palabras; pero, ojo, en ningún caso se mostraba partidario de semejantes regímenes, ni mucho menos defendía las autarquías como foma de gobierno. Javier, que así se llama el sacedote en cuestión, apuntaba que antes de que los norteamericanos y poderosos países europeos invadiesen África, los países de este continente se encontraban bajo una dictadura, sí, pero controlada. Repito, nunca se posicionó a favor del absolutismo, pero ponía una reflexión sobre la mesa: si no eres capaz de proponer algo o alguien que sea una alternativa real y vaya a mejorar lo que ya existe, mejor dejar lo que ya hay. Derribar al dictador para erigir la guerra civil y el caos es condenar al país a un largo período de incertidumbre y oscuridad. Yo no lo veía así, pero este argumento apunta en la misma línea que critica Zizek, quien admite que fue el ataque norteamericano sobre Irak lo que permitió que emergiera el Estado Islámico, que fue la intervención europea la que transformó Libia en un drama o que la lucha entre Francia y China por controlar la República Centroafricana fue la causante de una guerra civil en dicho país.

En la línea argumental antes apuntada, Hubert Sauber, director de ‘La Pesadilla de Darwin’, habla de la muerte por inanición, de los hijos reclutados para la milicia y de las hijas obligadas a ser esclavas o ejercer la prostitución en aquellos países en donde se encuentran materias primas, como los diamantes en Sierra Leona, el petróleo en Libia, Nigeria o Angola, o los valiosísimos recursos naturales con los que cuenta Congo. Habría que remontarse, según Óscar Mateos, licenciado en Ciencias Políticas por la Universidad Autónoma de Barcelona, hasta la época del colonialismo y la independencia para explicar los orígenes de muchos de los conflictos existentes hoy en día.

Según Mateos (ÁFRICA, EL CONTINENTE MALTRATADO. Guerra, expolio e intervención internacional en el África negra, 2005), pese a que el desarrollo de corrientes antiesclavistas de principios del siglo XIX serían la mecha de los procesos independentistas de las décadas venideras, Europa siguió viendo a África como parte del remedio para intentar hacer frente a las independencias del continente americano, la crisis provocada por la revolución industrial o las fuertes rivalidades políticas y militares de la Europa de mitad del XIX. Así, pese a que las primeras independencias no llegarían hasta mediados del siglo XX, los países imperialistas se negaban a abandonar totalmente las colonias, en las cuales aspiraban a hacerse con el control administrativo.

Dice un proverbio ugandés, que “Cuando dos elefantes luchan, es la hierba la que sufre”; y esto quedó patente durante la época de la Guerra Fría, en donde EEUU y la Unión Soviética se disputaron la hegemonía del orden establecido tras la Segunda Guerra Mundial utilizando, dramáticamente, a los africanos como actores y títeres involuntarios de una guerra que no era la suya.

Pese a todo, el final de la Guerra Fría trajo consigo la independencia pacífica y entrada de la democracia en más de una treintena de países, pero, también, significó el fracaso de la consolidación del estado poscolonial. Uno de los importantes factores que señala dicho fracaso es la continuidad que prefirieron dar los líderes de la independencia a las estructuras político-administrativas y económicas que el colonialismo había impuesto, en lugar de favorecer lo autóctono, dividiendo en dos o más países a una misma comunidad etnocultural y propiciando algunos movimientos secesionistas. Existía, además, una importante dependencia externa; los líderes africanos buscaban en la ayuda internacional otras fuentes de recursos para poder mantener los privilegios de una economía cada vez más debilitada. Por otro lado, los Planes de Ajuste Temporal llevados a cabo por organismos financieros internacionales (como el Fondo Monetario Internacional o el Banco Mundial) y el final de los contratos de mantenimiento de la Guerra Fría sumieron a muchos países africanos en el caos provocado  por los numeros y constantes conflictos armados. Unos conflictos que, en varios de esos países, continúan activos a día de hoy.

Por todo ello, se entiende, pues, que Zizek inste a recordar que la mayoría de los refugiados procede de intentos de estados, estados que han fracasado debido a la inoperancia de sus gobernantes, quienes, según el psicoanalista, están sufriendo las consecuencias de la economía y política internacionales. Además, apunta, estos estados fracasados suponen una forma de colonialismo económico por parte de las grandes potencias occidentales.

Y, pese a que son varios los expertos que señalan que Europa es la gran causante de los problemas que los países africanos están sufriendo, Zizek defiende que debemos olvidar la idea de que querer defender el estilo de vida propio (como, según el sociólogo, afirman los anti-inmigrantes) es ser racista, pues, de no hacerlo así, se daría paso al creciente sentimiento anti-inmigrante que se está dando en algunos países euopeos, como Suecia, con el Partido Demócrata a la cabeza, República Checa, Hungría (en donde el caso de la reportera que agredió a una familia causó indignación en todo el mundo), Eslovaquia, Polonia o Francia, en donde un alcalde ultraderechista encabeza el rechazo a los refugiados.

Estoy de acuerdo con Zizek en que no se debe tildar de racistas a aquellos que quieren encerrarse en sí mismos, en su comodidad, pero creo que no son pocos los que están confundidos y cuyos prejuicios les impiden juzgar con equidad y distinguir con claridad, lo cual les lleva a querer esconderse de algo o alguien que realmente no saben qué o quién es pues, como dice Francisco de Andrés, periodista del diario ABC, la gran mayoría de los refugiados que llegan son islámicos, pero no son islamistas, confundiendo la religión con la corriente radical que justifica la violencia para imponer a todos la ley musulmana. Y tampoco se hace distinción, dice el redactor, entre el refugiado político que huye de la guerra y el que cruza en patera el Mediterráneo acuciado por el hambre. Debemos darles la bienvenida a los refugiados, convertirnos en ciudadanos globales. Pero no lo digo yo, son palabras de Stephen Hawking, suscritas por CEAR (Comisión Española de Ayuda al Refugiado) y por Amnistía Internacional, y que, a tenor de lo leído en su columna, bien podría adivinarse un apoyo del propio Zizek, quien exige a Europa reafirmar su compromiso de proporcionar a los refugiados una supervivencia digna.

¿Compartes?

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on telegram
Share on whatsapp